El 1 de Noviembre, día de todos los Santos, es una fecha en la que se recuerda más vívidamente al ser querido y que cada persona lo hará de manera diferente.

Este año tenemos en común la huella psicológica que inevitablemente está produciendo la pandemia por Covid-19.

Las medidas adoptadas para este día, como la prohibición de entrada al cementerio, aforo limitado, restricciones perimetrales y de movilidad, horarios acotados,  sumará al dolor y tristeza, reacciones relacionadas con el síndrome de adaptación general (Hans Seyle) como consecuencia al estrés ambiental continuado.

¿Cómo afrontamos el día de Todos los Santos en la situación actual?

Pospón la visita al cementerio

De esta forma el culto no se asociará a la ansiedad producida por la pandemia, no te creará estrés por las restricciones, ni miedo por el contagio, ni preocupaciones adicionales. Conseguirás que sea reconfortante, aceptarás la pérdida y nueva situación, sentirás tranquilidad y lealtad hacia lo vivido con el fallecido al dedicarle tiempo y afecto.

Activa recuerdos positivos

Crea un pequeño altar, coloca objetos y fotografías del fallecido, escucha su música favorita, anota 5 momentos buenos con él. Alimentar los recuerdos positivos  aumentará el sentimiento de bienestar y te acercará más a tu ser querido.

Deja fluir las emociones negativas

Es normal y necesario expresarlas conscientemente. Permítete no estar bien, comprender y aceptar lo que nos ocurre hará que no nos bloqueemos y podamos comprometernos con el día a día.

Maneja las sensaciones

Diferencia lo que sientes, aplica ejercicios de relajación muscular, ejercicios de respiración, deporte y actividades que te gusten para aumentar el nivel de endorfinas en el organismo y contrarrestar las sensaciones negativas.

Comparte

Los factores sociales y sentimientos de comunidad son protectores ante experiencias dolorosas. Llama a un amigo o a un familiar, habla de lo que sientes y lo que recuerdas. Canalizará las sensaciones de vacío, culpabilidad y soledad.

No controles los pensamientos

Querer no pensar algo hará que piensen más en ello, los pensamientos negativos son fruto de la creación de nuestro lenguaje, realiza actividades de distracción.

Verónica Burgos, coordinadora asistencial en el área de salud y bienestar de International SOS España y psicóloga clínica